Los Villanos de Bond

Con más de una veintena de películas de Bond en 54 años han existido grandes villanos dispuestos a sacar del camino a Bond para cumplir con sus objetivos. La influencia de algunos de los enemigos de Bond ha sido tal que se han convertido en la referencia obligada al construir personajes malvados en producciones de este tipo, muchos incluso han sido copiados de formas (más o menos) sutiles.

Ian Fleming se encargó de crear personajes complejos, sus novelas están cargadas de descripciones vívidas que dan forma a personajes de apariencia amenazadora y, en algunos casos, hasta grotesca, con características rechazadas por Fleming. A lo largo de la historia de Bond hemos visto como los malos han fallado al intentar derrotar al Agente 007, pero no por eso han dejado de intentarlo con armas tan simples como pistolas, hasta láseres e incluso yo-yos mortales. Bond siempre se las ha ingeniado para evadir la creatividad de sus enemigos, sin embargo, nunca ha sido del todo sencillo.

Desde el primer villano en medirse con el agente secreto las contrapartes malvadas de Bond han tenido múltiples formas, han sido psicópatas, matones o genocidas, por nombrar algunas. Esto se tradujo perfectamente en la representaciones que se han hecho de Ernst Stavro Blofeld en diferentes películas, pero hasta la fecha la más icónica ha sido la interpretación del actor inglés Donald Pleasence, quien con acento alemán, gato blanco en el regazo y una cicatriz brindó al personaje el estilo necesario para hacer que el líder de Spectre fuera recordado hasta ahora. En el reebot de la serie ha sido el actor alemán Christoph Waltz el encargado de dar vida al malvado y astuto líder de Spectre.

Ningún conteo de enemigos de Bond estaría completo sin mencionar a Auric Goldfinger en Goldfinger. La decisión de reclutar al actor alemán Gert Frobe para interpretar a Goldfinger es una de las más acertadas en todas las producciones de Bond. A pesar de no hablar inglés, Frobe logró acoplarse perfectamente con el resto del elenco y, con su apariencia, gestos y ademanes logró recrear casi a la perfección al villano creado por Fleming en sus novelas. En el salto del libro a la pantalla, los villanos se han visto en la necesidad de humanizarse y justificar sus motivos, como escribe Fleming en Casino Royale: “La historia está avanzando rápidamente estos días y los héroes y villanos siguen intercambiando papeles”. Cada villano ha tenido sus propios motivos para justificar sus planes desde venganza hasta la dominación del mundo son sólo algunas de las metas que se han propuesto, pero siempre es tarea de Bond detener los planes de estos múltiples villanos, cada uno con habilidades distintas que siempre están buscando nuevas e interesantes formas de lograr sus objetivos.

No es de extrañar que varios de los momentos más recordados de las historias de Bond sean producto del ingenio de sus enemigos y sus secuaces, por algo muchos afirman que una película de James Bond es tan buena como el villano de la historia.