Los Gadgets de Bond

Una de las cosas que más ha cautivado a propios y extraños en cada trabajo de 007 es la serie de gadgets que ha utilizado para lograr sus misiones o vencer al villano. Para defender Gran Bretaña, James Bond se ha visto en la necesidad de recurrir artículos con una tecnología fantástica, estos artículos se volvieron un ícono a lo largo de la serie, aunque en la era Craig de 007 el uso de estos se ha reducido drásticamente para dar más autenticidad a la historia, pues vemos como los gadgets utilizados por el 007 de Daniel Craig no tienen el mismo nivel de “fantasía” que los que acompañaron a Brosnan, Moore, Dalton y Connery.

Uno de los artículos más recordados (y deseados) de Bond es el jetpack que vimos en Thunderball en 1965, de la era Connery. La escena de Bond escapando de un castillo francés hizo de este uno de los gadgets más emblemáticos de Bond porque nos muestra la genialidad de 007 sin llegar al extremo de la imposibilidad. Todo hombre bien vestido debería tener uno, resalta Bond al aterrizar. George Lazenby en On Her Majesty’s Secret Service en el 69, tiene la misión de abrir una caja fuerte y copiar algunos de los archivos secretos que ahí se guardan, por suerte cuenta con el ingenio de Q y compañía, que idearon la forma de hacer una fotocopiadora que además pudiera abrir cajas fuertes, sin duda una novedad para la época.

En el desarrollo de las siguientes películas hemos visto varios que resaltan, ya sea por la increíble utilidad o por la absurda genialidad que supone un artículo con estas funciones, como vemos en Octopussy de 1983, al ver a Roger Moore dentro de un disfraz/submarino de cocodrilo para escapar de la guarida flotante de Maud Adams.

Además de Craig, Timothy Dalton fue el Bond que tuvo menos gadgets fantásticos para completar sus misiones, pero esto se compensa con la “Dentonita”, una especie de crema dental que Bond utiliza para crear una explosión en Licence to Kill en 1989. Los avances en efectos especiales dieron a Pierce Brosnan algunos de los mejores gadgets que se han visto en la serie de Bond. Los lentes oscuros con visión de rayos X que utiliza para descubrir las armas que esconde uno de sus enemigos en The World is Not Enough del 99 serían en realidad muy útiles en cualquier situación.

La era Craig se ha caracterizado por acercarse más a la realidad, para hacerlo hubo que sacrificar muchos gadgets. Pero de entre los que sí aparecen en las películas hay que rescatar el sensor biométrico que le agregaron a la Walther PPK para hacer que sólo se active cuando Bondl la sostiene. No es tan fantástica ni extravagante como la mayoría de los gadgets usados por los Bonds anteriores, pero parte de lo que lo hace genial es que no es para nada alocada la idea de que pudiera utilizarse algo similar en la vida real. Bond se acerca cada vez más a la realidad.